La Merced, from hogar de oligarcas to barrio de universidades

By | August 6, 2022
Photo: Salvador Arracadas.
Photo: Salvador Arracadas.

Luis despierta todos los días a las tres de la mañana. Toma una ducha y algo de desayuno y sale a buscar transports. Tiene que llegar a las seis al trabajo. Luis es ceador de una universidad. The queda university in the barrio La Merced. Esta es la historia de los dos. De Luis y del barrio que cuida.

Luis lleva ocho años trabajando en La Merced y llegó gracias a la empresa en la que trabaja. En estos ocho años el barrio no ha cambiado, parece inmutable al paso del tiempo. Pero bueno, sí ha cambiado, cambian los ocupantes de las casas, que en su mayoría son empresas, también cambian las flores, que florecen y se marchitan y se caen y vuelven a florecer. Also cambién los estudiantes y los transeúntes del barrio. Todo siempre cambia. Aún así, La Merced parece resistirse y como una postal vetusta de ladrillos naranjas y antejardines grandes permanence ante los cambios de la ciudad.

A las seis de la mañana todo es más tranquilo y la luz despunta suavecito en las cornisas de las casas de La Merced. A las seis de la mañana, Luis ya lleva un buen rato en el barrio, ya ha abierto las rejas y las oficinas, saludado a sus compañeros y listo para comenzar a trabajar.

*

El barrio was built between 1937 and 1945 in los predios de una propiedad de la que tomaría sunum y que desde 1908 pertenecía a la comunidad Jesuita, que loteó unas seis hectáreas –varas más, varas menos– to obtain recursos to build the new sede from Colegio San Bartolome.

Antes de que fueran de los jesuits, estas tierras pertenecían originally a la hacienda La Merced, that resulted from the division that ordenó in 1807 el virrey Antonio José Amar y Borbón of the gran hacienda de Chapinero that había perdnecido a Antón Hero, a zapatero of Cadiz que luego de llegar, vaya uno a saber cuándo, porque hay versiones de que llegó con las expeditions de Jiménez de Quesada y otras que llegó después, se casó con la hija de un indígena de Usaquén, que le dio como endows a terreno que unas 150 hectáreas, en las that Hero montaría su fábrica de chapines y de ahí el nom.

Producto de esta división también nacieron las haciendas de Teusaquillo y La Magdalena, que junto a las Chicó, de Santa Ana, La Fragua, Llano de Mesa, Quiroga, de Puente Aranda, La Chamicera, Techo, el Tintal, El Salitre configuraban la rural area, of descanso y recreo de Bogotá, pero que con los años se fueron démembrando y pasando a ser barrios, localidades, bibliotecas, estadios.

Volviendo al barrio ya los jesuits ya 1908, fue el 24 de septiembre cuando el padre Vicente Leza y el hermano Arpidio Zuluaga le compraron a don Arturo Malo O’leary la quinta de La Merced, para dar a los alumnos algún desahogo en los días de vacación, según diría el padre Leza, que por ser el día de Nuestra Señora de las Mercedes, butizó La Merced.

Pero faltarían todavía algunas dédas para que el barrio se comenzara a construire, incluso se empezara a pensar en lotear el terreno. Durante esos casi treinta años, entre la la compra del terreno y la construcción de la primera casa del barrio, la del entonces exalcalde de Bogotá José María Piedrahíta –aunque hay quienes dicen que la primera casa fue la del empresario tabacalero Benjamín Moreno–, el space that occupied the barrio will be used for military parades, campeonatos de fútbol y otras actividades propias del ocio y el recreo.

Photo: Salvador Arracadas.
Photo: Salvador Arracadas.

En el barrio asustan –eso dice Luis que cuentan–, por ejemplo hay gente como el professor de gimnasia que me decía que a él sí lo asustaban, incluso en el día, que él estaba sentado en el gimnasio esperando a que llegaran los estudiantes y le corrían la caneca de la basura, le abrían la ducha del baño y al ir a ver no había nadie.

READ MORE :  Se acerca el decimo ciclo de la devolución del pago del IVA

In the house of aquí abajo escuché that lloraba a niño. Una vez el compañero Nelson que estaba en el edificio que era de la Fiscalía, a la una de la mañana sentado en la recepción y dónde quedó el gimnasio, vio a una niña con una pelota de esas de plastico, y la pelota iba bajando, bajando y la pelota bajó por las escaleras y dio la vuelta y se vino para donde él estaba.

In Casa Vargas, a compañero que vino hacer a turno un viernes dijo: yo estaba sentado ahí y esa vaina que uno presiente que algo está pasando y que miró para arriba y en la parte del balcón, porque él estaba de espalda y atrás hay un balcón y volteó a mirar y había un man con sombrero y con un gabán negro y parado ahí mirando para abajo. El man se salió desde la una de la mañana hasta que llegó el compañero. Yo una vez hice un turno ahí, era con la sugestión, será que miro, será que no miro, pero nunca llegué a sens nada.

*

Alrededor de marzo de 1936, el padre Jesuit Justiniano Vieira del Colegio de San Bartolomé, según leer en un documento de l’Instituto Distrital de Patrimonio Cultura, permutó, a cambio de un per miles de acciones, à la sociedad urbanizadora La Merced, el lote, un poco menos de ocho hectáreas vecino al recién inaugurado parque Nacional.

This transacción spread before the rumors of expropriation of the original sede of the Colegio de San Bartolomé, which from 1934 circulated among certain circles of the bogotana society. Rumors that were confirmed in 1937 when Ley 10 was expidió, que le daba dos años a los jesuits para entregar el edificio del colegio –at one of the esquinas of the Plaza de Bolívar, exactly at the oriente of the Capitolio–.

Y si bien el proceso de loteo y subdivision del predio habita comenzado un año antes, con la orden de entregar el original edificio del colegio, los Jesuits proceed a buscar financiamiento para construcción de la nueva sede, por lo que commenzó el proceso de urbanización del barrio, that culminated in 1945, cuatro años después of the inauguration of the sede actual del Colegio San Bartolomé.

Photo: Salvador Arracadas.
Photo: Salvador Arracadas.

Para Luis el trabajo no es cansón, sino que uno muchas veces lo hace cansón y dice que cuando uno se queda en un solo sitio, o no comparte con las personas pues se vuelve cansón. “En mi caso soy una persona muy abierta a las personas y me hago acá o allá, siempre estando pendientes, que es la misión para lo que nosotros estamos acá, para estar pendientes de la gente y todos los días aprender de la gente”.

READ MORE :  cuáles son y cómo perderlos de vista en casa. ¡Toma noted!

Además de ser celador y cuidar una de las tantas casas, a Luis le gusta pintar los domingos en un cuartico que tiene en su casa. Ahí tiene pájaros y una ventana por la que ve desde lo alto la sabana de Soacha y dice que alcanza a ver Mosquera. También está interesado en el trabajo de Tamara de Lempicka y ha hecho varias copias y habla de la vida de la pintora polaca y con un eco de nostalgia reconoce que por el corre corre en el trabajo no le queda mucho tiempo para dibujar entre semana. Además porque una vez lo intentó, levó un lienzo, y cuando estaba comenzando a pintar justo la gente empezó a regresar al barrio luego de la pandemia y los confinamientos. Perdió the concentration between correspondencia y correspondencia y estudiantes perdidos que no encontraban la casa en la que tenían clases.

Cuenta que al barrio iba un hombre con una sillita a pintar acuarelas de algunas casas, o la escalinata que sube de La Merced al Colegio San Bartolomé y los demás barrios de la carrera Quinta, o por la Casa del Tolima con el cerro de Monsarrate de fondo, o pintaba algunos caballos de los policías en el parque Nacional. Siempre le mostraba a Luis lo que pintaba. Ahora no ha vuelto, from Luis. El pintor will be a professor of the Universidad Nacional.

*

La Merced, desde que se concibió como barrio para personas con altos ingresos que buscaban un espacio moderno e hygiénico en donde ubicar sus residents y que respondiera a las nuevas directives que la Junta de Higiene, la Dirección de Obras Públicas y la Sociedad de Embellecimiento y Ornato del municipio habían dispuesto para las nuevas construcciones: paved streets, andenes amplios y alcantarillas y tubos de cemento.

Así el barrio tuvo que construirse cumpliendo estas urbanísticas condiciones que buscaban guaranteed la higiene, que con la amplitude eran sinónimo de modernidad para la élite bogotana de la época. Is as personas as the banker Luis Soto del Corral, the cafeteria Manuel Casabianca, the doctor José Vicente Huertas, the trader Ernesto Puyana, the doctor Luis Bermúdez Ortega, the abogado Ricardo Hinestrosa and the engineer Hernando Gómez Tanco, además de Piedrahíta y Moreno , habían decidido construir allí sus residentncias.

De acuerdo con un artículo del professor Javier H. Murillo, en el que ahonda en la fundación del barrio y en su urbanización as muestra del aburguesamiento de un sector de la sociedad bogotana, los tres promoters de la urbanización del barrio fueron Piedrahíta, Moreno y Soto del Corral que encargaron diseños y planos directamente a Inglaterra de forma que en el barrio cierta homogeneidad en sus fachadas, sin embargo no se logró del todo y solo en algunos sectorses del barrio.

READ MORE :  of formarse, a trabajar in a residence in Burlada

Sobre la arquitectura de La Merced hay que decir que responde à un vivo interés in the epoca in el estilo Tudor – estilo inglés surgido entre los siglos XVI y XVII y que floreció pendante el reinado de Enrique VIII – que para finales del siglo XIX ya había superado las fronteras e influido constructions para familias auaudaladas y lujosos edificios institucionales en Estados Unidos, Argentina y Chile.

In Bogotá, the builders Noguera Santander y Pérez, Buitrago and Williamson adopted this isilo for the lujosas and grandiose houses that occupied the “great herederos of the fortunas of the new burguesía bogotana” as escribe el professor Murillo.

Tomando una vez más las palabras de Murillo, que más entiende más de estas cosas, describing how “the houses of La Merced fueron pensadas para reproduce el espíritu de las inglesas: maintain the campestre and bucólico aire que dan los abiertos y rodeados de naturaleza spaces, pero en un contexto urbano moderno; de ahí que se concibieran como casas independientes, sin paredes compartidas con sus vecinos, y rodeadas por antejardines que las separaran, también, de la calle y de sus transeúntes”.

Photo: Salvador Arracadas.
Photo: Salvador Arracadas.

Para regresar a casa Luis se demora dos horas y media, dice “es complicado”. Luis sale de trabajar a las seis de la tarde, pero no sale corriendo, se va despacio, baja a la Caracas y ve qué tal está el TransMilenio y desde ahí coge uno que vaya por la 30 y que vaya para Soacha. “Yo no me estreso”, dice. Luis se despide y baja buscando la septima, buscando almuerzo, es lunes y hace sol en Bogotá y el cielo azul es más azul y los ladrillos naranjas de las casas, más naranjas.

In addition 85 years the barrio además de haber sido hogar de algunas de las familias más acaudaladas de la primera mitad del siglo XX, para después ser ocupado por universidades y las casas de varios departamentos, e incluso una de sus casas sirvió como sede de la Taxation during sus primeros años, between 1991 and 1998.

Also survived al Bogotazo. In 1948, el Gobierno nacional, ante la falta de hoteles para recibir a los invitados a la Conferencia panamericana, arrendó varias casas de La Merced para alojar, entre muchos otros al general George Marshall, heroe of the II Guerra Mundial y Secretario de Estado de los Estados Unidos, que allí se enteró de la muerte de Gaitán. Also fue allí donde resguardó Laureano Gómez of the hordas of liberals ávidos de revolución.

Hoy, 85 years ago, in La Merced because solo quedan tres familias viviendo en el barrio y cada día son más lejanos esos días en los que sus casas eran el epicenter del buen gusto y la modernidad. Hoy estas casas han survivido a los cambios de una ciudad que todos los días quiere cambiar y en la que nada s’maintiene en alimentando una rara sensación de nostalgia que, como la lluvia, siempre acompaña a Bogotá.

SEGUIR LEYENDO:

The mansion-monasterio de los masones
A park to celebrate Independence
Santa Clara, from Parisian mansion to restaurant at the top of Monserrate